¿Qué son las Becas Eisenhower y cómo me convierto en fellow?

Las becas Eisenhower ofrecen tres programas internacionales por año dónde seleccionan un total 60 a 70 líderes mundiales para llevarlos a los Estados Unidos para seguir un programa intensivo de seis semanas donde cada líder se reúne con un promedio de 40 a 50 líderes y expertos en diferentes partes del país (alrededor de 10 ciudades distintas). Todos los programas comienzan y terminan con seminarios en Filadelfia, los cuales brindan oportunidades de diálogo con expertos en diversos campos, interacción con los becarios que radican en los Estados Unidos, tiempo para la reflexión y talleres diseñados para ayudar a los becarios a progresar en sus proyectos individuales.

¿Cómo me convierto en un/una Eisenhower Fellow (EF)?

Estate atento a la apertura de las postulaciones siguiendo la página web. La organización busca líderes innovadores que están comprometidos a lograr un cambio real y tener un impacto positivo en sus países y en toda la región. Cuando postules demuestra estos aspectos y describe cual es el proyecto que te gustaría realizar y que es lo que ya has estado haciendo para lograrlo. Durante la entrevista: relájate, se cordial y demuestra que tienes las habilidades y la personalidad para lograr tu proyecto.

¿Quiénes fueron seleccionados este año?

Este año, las Eisenhower Fellowships han seleccionado a 23 líderes en ascenso para su programa de becas de América Latina y el Caribe – otoño 2019. Estos innovadores becarios provienen de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Jamaica, México, Paraguay, Perú y Venezuela, y representan una amplia gama de campos públicos, privados y sin fines de lucro.

“Estos líderes excepcionales de todo el hemisferio están llegando a los Estados Unidos en un momento de gran perturbación política, económica y social en toda la región y en todo el mundo”. Estamos entusiasmados de ayudarlos a expandir sus horizontes profesionales y personales y aplicar lo que aprenden en compañerismo para mejorar sus sociedades” dijo el presidente de Eisenhower Fellowships, George de Lama.

¿Puedo beneficiarme directamente de los EF de este año?

Sí! Ursula Harman (seleccionada Fellow de Perú) es mentora en Ekpa’palek!!!!!, lo cual significa que la puedes contactar y hacer mentorías gratuitas con ella vía nuestra website: http://www.ekpapalek.com apenas vuelva de su fellowship al finales de este año. Ursula desarrollará un programa de gestión de residuos basado en innovación, con el objetivo de encontrar nuevas soluciones a este problema mediante la incorporación de grupos excluidos el proceso de toma de decisión. Espera reunirse con agencias estadounidenses e internacionales. involucrado en la implementación de programas innovadores de gestión de residuos.

La fundadora y directora del programa Ekpa’palek, Clarissa Rios, también fue seleccionada! Su proyecto está enfocado en la promoción de evidencia científica de calidad para la formulación de políticas públicas: ¿más científicos y científicas asesorando gobiernos en Latinoamérica sería un empuje a nuestras democracias verdad?

Clarissa estará compartiendo su aventura via sus redes sociales en Twitter (@Clarissajaz) y también vía Instagram (@being_a_scientist_is_cool).

Programa de 12 ciudades a visitar en Estados Unidos de Clarissa

No te olvides de postular en la siguiente convocatoria!

Equipo Ekpa’palek

Ekpa’palek en el Foro Mundial de Mujeres en Ciencia

Del 10 al 14 de marzo tuvo lugar en El Cairo (Egipto) el Foro Mundial de Mujeres en Ciencia, el cual fue organizado por la iniciativa Mujeres en Ciencia Sin Fronteras. Ekpa’palek fue presentado durante el panel “Catalizando la Diplomacia Científica en el Sur Global” el cuál contó con la presencia de otras dos iniciativas representando de esta manera a Latinoamérica (Ekpa’palek), a Africa (Red Africana de Buen Gobierno) y al Sudeste Asiático (Red de jóvenes científicos de la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental).

El panel estuvo formado por Orakanoke Phanraksa, Clarissa Rios y Meron Zeleke, quienes hablaron sobre la importancia de los mecanismos internacionales y de las colaboraciones multilaterales para ayudar a capacitar, conectar y movilizar a jóvenes estudiantes y profesionales de todo el mundo. 

El objetivo del panel fue hacer una polinización cruzada de ideas y encontrar nuevas vías para que estas organizaciones aumenten su influencia e impacto en todo el mundo con un énfasis en el Sur y en la promoción de las colaboraciones Sur-Sur.

Estas tres organizaciones demostraron cómo están trabajando para desencadenar todo el talento y potencial que existe en los países en desarrollo y cuyas contribuciones han pasado desapercibidas con demasiada frecuencia debido a la falta de recursos esenciales como: la mentoría, el asesoramiento académico, los espacios que promueban la colaboración y la igualdad de género.

Estas organizaciones seguirán construyendo redes y plataformas que permita apoyar el talento profesional y científico del poderoso Sur Global teniendo siempre en cuenta el de formar profesionales que contribuyan a la capacidad global que necesitamos para abordar los desafíos presentes y futuros de la humanidad y del planeta.

¿Quieres saber más ? no dudes en contactarnos:

  • África: Red Africana de Buen Gobierno (Dr. Meron Zeleke).
  • América Latina: Ekpa’palek (Dra. Clarissa Rios).
  • Asia sudoriental: Red de jóvenes científicos de la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN, Dr. Orakanoke Phanraksa).

Mi camino a la carrera de ingeniería ambiental

¡Hola a todas y todos!, Me llamo Celeste Morínigo, soy Mentora en el programa de mentorías gratuitas de Ekpa’palek desde hace casi dos años y soy oriunda de Paraguay. Nací en la capital y viví toda mi vida en la ciudad de Ypacaraí, donde hice mis primeros estudios hasta la secundaria, pasando por instituciones locales como la Escuela República de Honduras, el Centro Educativo Dr. Ignacio A. Pane y el Colegio Salesiano Don Bosco. Mi maestra de ciencias naturales y química durante la secundaria fue una de las personas que, con sus enseñanzas y ejemplo, marcó mi vida para que me esfuerce todos los días por mejorar y superarme a mi misma, lo que a su vez me valió para graduarme como mejor egresada de mi promoción en el 2007.

FB_IMG_1508315042701

Ya en ese último año de colegio, recuerdo que, con una visita a una de las más renombradas universidades de mi país, tuve la certeza absoluta de que la carrera que reunía todos los aspectos en los que quería desempeñarme profesionalmente era la carrera de Ingeniería Ambiental, en pleno auge en el Paraguay y dedicada a las áreas de recursos naturales, el sistema ambiental dinámico y las consecuencias e impactos humanos en el mismo junto con las potenciales respuestas, soluciones y mecanismos de gestión ambiental para abordar tales escenarios. 

Buscar, insistir y encontrar soluciones

Lastimosamente, pagar la carrera de Ingeniería Ambiental en esa universidad que tanto me había gustado implicaba una inversión mucho mayor a la que mi familia podía efectuar, así que sentí que el mundo se me venía abajo cuando me comunicaron que estudiar esa carrera no sería posible.

Sin embargo, no me rendí, empecé a buscar la misma carrera en otras universidades. Fue así como di con la Universidad Nacional de Asunción, la primera universidad del Paraguay y una de las más prestigiosas y exigentes.

 

received_10155198125864160

Terminé la carrera con la presentación de una tesis calificada como Aprobada con Distinción y egresando como graduada distinguida y Magna Cum Laude. Esto fue clave a la hora de encontrar mi primer empleo, además de mis conocimientos de la lengua inglesa.

Mis calificaciones, el resultado positivo de mi pasantía curricular, mi buen relacionamiento con mis profesores y mis habilidades en el inglés, me facilitaron el camino al momento de empezar, aunque al principio se hizo difícil encontrar el espacio para comenzar. Mi esfuerzo había valido la pena y los resultados más exitosos apenas comenzaban a asomarse

 

La práctica profesional  ayuda a definir los objetivos

Mis primeros empleos fueron experiencias sumamente gratificantes y enriquecedoras, ellos me sirvieron para crecer profesionalmente y conocer la práctica de la Ingeniería Ambiental en Paraguay. Me di cuenta de la importancia transcendental de las personas y los aspectos sociales en los estudios del ambiente, y por tanto comencé a especializarme en gestión ambiental, gestión del territorio, salud y seguridad ocupacional en el campo de la Ingeniería Ambiental y también didáctica universitaria, de manera a convertirme en docente para el sector universitario de mi país.

Esta búsqueda por seguir especializándome en disciplinas en que converjan el conocimiento del sistema ambiental y el impacto del componente antrópico junto con los fenómenos sociales dinámicos que estos representan me llevó a interesarme por concretar un objetivo largamente trazado: estudiar una carrera de posgrado en el exterior que abarque todas estas complejidades con un enfoque y visión de desarrollo sostenible.

Después de mucho buscar, encontré la universidad con la que había soñado desde siempre, la Universidad de Queensland en Australia, que, en su programa de Maestría en Gestión Ambiental y Desarrollo Sostenible, ofrece una combinación de principios científicos, económicos, de planificación y de negocios en el análisis crítico de problemas socio-ambientales para la búsqueda de sus soluciones y la toma de las mejores decisiones en el proceso.

Preparación para el máster

Para aplicar a este máster, me preparé primeramente con el inglés de manera de alcanzar el puntaje requerido en el examen de TOEFL, luego me concentré en la elaboración de un currículum vitae que reuniera todas mis experiencias curriculares, laborales y de voluntariado, posteriormente contacté con la dirección de mi lugar de trabajo, el Centro Multidisciplinario de Investigaciones Tecnológicas (CEMIT) de la Universidad Nacional de Asunción, y con ex-profesores para comentarles de mis objetivos y así ellos pudieran ayudarme con la redacción de una carta de recomendación laboral y académica respectivamente.

A inicios del año 2016, después de pasar por el proceso de postulación a la universidad y una espera de alrededor de 2 meses, recibí la comunicación de que fui aceptada por la Universidad de Queensland para hacer el programa de Maestría en Gestión Ambiental y Desarrollo Sostenible, incluyéndome con esta admisión una beca completa para un curso de nivelación de inglés académico por un lapso de 10 semanas.

Fue con la aceptación de la universidad en mano, que decidí postular al programa de becas en el exterior Don Carlos Antonio López de manera a acceder a una de esas becas que me permita concretar tales estudios (Don Carlos Antonio López es el nombre del programa de becas de estudio liderado por el gobierno de mi país dirigido a jóvenes que cuenten con admisión en una las mejores universidades del mundo).

Meses después de mi aplicación y un exhaustivo proceso de selección, resulté adjudicada con una beca completa para hacer mis estudios en Australia, y finalmente en octubre del 2016, emprendía mi vuelo hacia la tierra de los canguros, tierra que sería mi hogar por los próximos 2 años.

IMG-20161226-WA0071

 

En la práctica de un idioma todo suma

Al principio de la aventura, la principal dificultad la constituía el idioma y la comunicación en inglés, ya sea para entablar una conversación, preguntar sobre alguna dirección, pedir información o simplemente hacer amigos. Sin embargo, no dejé que esto me abrumara o me complique la vida en Australia, así que, con mi curso de inglés, los clubes de conversación en los que me inscribí y los amigos que hice que eran provenientes de una enorme cantidad de países logré que todo fuera más fácil y me adapté con rapidez a un día a día en inglés.

Estar en un país tan multicultural como intercultural, tal es el caso de Australia y en especial la ciudad de Brisbane en donde me asenté, fue un factor clave para desenvolverme con éxito en cualquier ámbito a través del uso del inglés.

Al estar las clases repletas de compañeros de diferentes nacionalidades, las experiencias y los intercambios de conocimientos e ideas eran tan enriquecedores que uno siempre terminaba aprendiendo más que el contenido de la clase de la jornada. Esta fue una de las mejores partes de estudiar en Australia.

29244211_10156489100592240_4431151389393481288_n

 

La importancia del liderazgo durante mi desarrollo profesional

Durante mis estudios fui seleccionada como Embajadora de estudiantes internacionales de la ciudad de Brisbane. Esta oportunidad fue sin duda uno de los roles más significativos que asumí en mi estadía en Australia ya que me posibilitó desarrollar una enorme serie de atributos y habilidades interpersonales y sociales que incrementaron mi capacidad de liderazgo, resolución de problemas, toma de decisiones, trabajo en equipo, empatía para con los demás, solidaridad y tolerancia hacia todas las creencias y culturas.

17202811_10155327005707240_7744114103375418867_n

Paralelamente también, me convertí en mentora para Ekpa’palek, siendo esta una de las vivencias más gratificantes a lo largo de mi vida ya que pude ser parte activa de la transformación y éxito académico de varios estudiantes que hasta hoy acuden a mí para obtener orientaciones respecto a ser mejores profesionales formándose en el exterior.

Igualmente, y de manera complementaria a todas las actividades extracurriculares y de servicio comunitario, fui parte del programa de estancia de investigación de verano de la School of Earth and Environmental Sciences en un proyecto dedicado a temas en relación a vulnerabilidad al cambio climático en diferentes países y sus variaciones en los últimos años.

22853206_10154923438561820_5720821319562342859_n

Si te organizas, tienes tiempo para todo

Disfruté mi tiempo libre visitando las playas y áreas naturales protegidas de diferentes regiones de Australia junto con mi novio, que también fue becado a cursar una Maestría en Gestión Integrada de Recursos Hídricos y con amigos que hice durante la carrera. También hice cursos cortos como el de Agente Educativa y Administradora, complementando mi formación con áreas sobre emprendedurismo, administración de empresas y relaciones públicas.

También formé parte de un cuerpo de modelos multiculturales en una organización para la promoción de la interculturalidad por medio de la exhibición de trajes típicos de diferentes países.

2018-01-19 00.17.58

Y por supuesto, cada noche luego de recorrer en bicicleta la ciudad o dar un paseo caminando, dedicaba un espacio para hablar por video-llamada con mi familia que se encuentra en Paraguay.

Siempre es necesario contar con personas que apoyan e inspiran

Si bien no tuve la fortuna de conocer a mentores como tales durante mi carrera de grado, la experiencia de posgrado en Australia, me acercó a personas ejemplares, valerosas y de muchísimo talento que me sirvieron de inspiración para animarme a más, a aceptar más desafíos y luchar firmemente por lo que quiero y creo.

Una de esas personas es Katia Salazar, una colega y también mentora de Ekpa’palek cuyo trabajo y desempeño profesional se convirtieron en un ejemplo total para mí. Igualmente Clarissa Rios (fundadora y directora de Ekpa’palek), quien con todas sus actividades, activismo y protagonismo como mujer científica involucrada en temas transversales a nuestra calidad de vida es un verdadero modelo a seguir.

 

En Paraguay, ya a mi regreso, en la Escuela de Formación Política para Mujeres Líderes he conocido demasiadas mujeres líderes transformadoras y académicas de altísimo nivel y referentes del conocimiento en mi país que solamente generan en mí una absoluta inspiración para mejorar cada día.

Intentarlo, intentarlo y nuevamente intentarlo

Mi recomendación es simplemente que lo intenten, que no se cansen de intentar alcanzar sus sueños y metas profesionales. Postulen y apliquen a becas y a cursos en el exterior, busquen capacitarse y especializarse en universidades de afuera ya que así ganan otra visión y adquieren herramientas valiosas para el desarrollo positivo de nuestros países.

El camino puede ser difícil y largo, pero la satisfacción de haberlo logrado es única, y eso nos transforma totalmente, ya que nos empoderamos a nosotros mismos y ganamos mayor confianza para tomar decisiones y liderar cambios en colaboración, para así consolidar nuestro compromiso social cuando retornamos de nuestros estudios en el exterior.

 

Lo que hago, aquí y ahora

Actualmente me encuentro emprendiendo como Cofundadora de una organización sin fines de lucro: Sustentamos, abocada a la investigación, difusión y desarrollo para comunidades sostenibles y resilientes de mi país siguiendo cuatro ejes principales como nuestras áreas de actuación, todas ellas, en estrecha relación con mis estudios de grado como Ingeniera Ambiental y con mis estudios de maestría.

20180209_074212

 

Países como Paraguay urgen de profesionales cuyas actuaciones se vean convertidas en impactos positivos y duraderos para la sociedad, con resultados de investigaciones aplicables al mejoramiento de la calidad de vida de todos y todas, el aseguramiento del bienestar para las generaciones venideras.

Desde esta óptica, considero que los ingenieros/as ambientales como profesionales transdisciplinarios y de visión holística e integral, tenemos un enorme potencial y somos clave para contribuir al desarrollo sostenible de nuestros países con enfoque de beneficio social y económico en armonía con la calidad del sistema ambiental.


Desde la comunidad Ekpa’palek, mil gracias a Celeste por compartir su experiencia y trayectoria con tantos y tan valiosos detalles, deseamos que su testimonio llegue a muchos y muchas jóvenes, que la juventud latina se plantee este tipo de retos y los asuma en la convicción de que sí es posible hacer realidad los sueños, alcanzar las metas y crecer espiritual, intelectual y profesionalmente a través del estudio y la superación personal. Compartimos el enlace a nuestro canal de Youtube y la entrevista a Celeste como Mujer Influyente:

 
Vilma y Clarissa

¿Estudiar ciencias o arte? Explorar y perderse para encontrarse

Hoy nos llega una historia desde Alemania de la mano de nuestra nueva mentora Ekpa’palek: Alexa Garin-Fernandez quien actualmente se encuentra realizando un doctorado en microbiología marina. ¿Cómo llegó ahí y qué te recomienda hacer en relación a cómo alcanzar tus sueños? Descúbrelo en este artículo que escribió para toda la comunidad latina.

Arte de Alexa Garín-Fernandez.

Soy Alexa, y siempre me pierdo. Me pierdo en mis pensamientos, en conversaciones, en las calles… ¡hasta en una isla de kilómetro y medio! Pero siempre llego a algún lugar, como decía el gato Cheshire:

‘Siempre llegarás a alguna parte si caminas lo suficiente’.

Raíces bajo un sol latino

Nunca fuimos una familia con mucho dinero, pero con muchas riquezas. Mi familia vive en Arica (norte de Chile), donde recuerdo nunca nos importó mucho la nacionalidad ni cuanto dinero tenías en el bolsillo.

Más allá del apellido, nos une algo mucho más profundo: nuestra raíz y orgullo de ser Aymara.

A pesar de que nunca logré aprender el idioma (que sigue en mis planes), ser consciente de la cosmovisión e integrarla en mis principios ha sido un motor que me mueve desde lo más íntimo. Allí aprendí a amar y cuidar a nuestra Pachamama (madre tierra), a entender que no nos pertenece… y que nada en verdad es nuestro porque somos una comunidad.

Mi madre me ayudó a entender que hay razones y principios que movilizan a la gente, así como también a la naturaleza, pero que muchas de ellas no entendemos. Crecí y mi curiosidad también, y empecé a cuestionar nuestro mundo.

Conocí las artes donde podía comunicarme libre y que era un arma social, también conocí las ciencias donde podía encontrar respuestas sobre la naturaleza, así como desarrollar herramientas para este mundo contaminado y muchas veces triste… perdón, me perdí de nuevo.

Decisiones para crecer

Cuando terminé el colegio no sabía si estudiar ciencias o artes. Fue entonces que supe que abrirían nuevas carreras en la universidad de mi ciudad. Cuando consulté –esperando que hubiera licenciatura en artes– me dijeron que abrirían licenciatura en Biotecnología, ‘mira, igual es parecido’ pensé.

Postulé a la Universidad de Antofagasta (Chile), donde gracias a becas pudimos solventar los gastos para mis estudios, y en mis tiempos libres seguía dibujando o creando.

Esta carrera de ciencia aplicada se centra(ba) en la creación de productos o servicios para la zona norte del país. El foco era mucho en la minería, tema no llamativo para mí por su contaminación irreversible al ecosistema Altiplánico y las comunidades de la zona.

Pero había también profesores que investigaban otros temas y junto a elles conocí la microbiología. En ese tiempo conocí a Martha Hengst y Cristina Dorador, científicas que nos ayudaron a cuestionar y direccionar nuestras propias preguntas en un proyecto científico valorable. Cristina también viene del norte y pudo estudiar su doctorado en el extranjero, ambas me dieron fuerzas para intentarlo.

Con mucho miedo le escribí a Antje Wichels, una científica en Alemania que trabaja con virus de bacteria (bacteriófagos).

Me contestó que lamentablemente no había fondos para aceptar a un doctorante, pero que podríamos postular a las becas DAAD (https://www.daad.de/en/) para que financiaran mi estadía en su laboratorio. Agradecida por la oportunidad, escribimos un proyecto juntas y a pesar de que la primera vez no quedé, la segunda vez que postulamos me aceptaron para realizar un doctorado en Alemania.

Alejarse de las raíces para florecer

Llena de miedos, lágrimas al dejar a mi familia, pero emocionada por esta aventura, partí a Alemania. Mi primera parada fue Dresde, donde por 6 meses aprendí alemán. Fue maravilloso compartir con personas de cada continente, donde también me di cuenta de que muy pocos éramos indígenas, y que el ser Aymara era un tesoro único e invaluable.

Después empecé mi doctorado en Helgoland, una isla de kilómetro y medio en el mar del Norte. Allí conocí a mis mejores amigos, e incluso a quien hoy es mi esposo. Actualmente estoy en un programa de doctorado en microbiología marina (https://marmic.mpg.de/marmic/), y trabajo en el grupo de ecología microbiana en el instituto Alfred Wegener, en conjunto con el grupo de genómica microbiana y bioinformática en el instituto Max Planck.

Al trabajar en conjunto con dos grupos de investigación me ayudó a ver diferentes enfoques de trabajo científico. No solo he podido trabajar en el laboratorio aislando bacterias y sus fagos, sino también a adaptarme dependiendo de los recursos disponibles para investigación, cada vez más escasos. He aprendido mucho sobre bioinformática, microbiología y ecología microbiana, pudiendo integrar las herramientas aprendidas en el pregrado en Chile.

Necesitamos una ciencia intercultural e interdisciplinaria en Latinoamérica, para que las diferentes perspectivas ayudan a responder preguntas científicas y necesidades sociales de una manera más íntegra y completa.

Actualmente estoy terminando de escribir mi tesis para defenderla frente a la comunidad científica local, todo ello en inglés… al menos no es en alemán.

Idiomas y crecer lejos de tu sol

Mi lengua materna es el español, pero en una isla con cerca de 1000 habitantes, casi no lo hablaba. Gracias a la beca de la DAAD, pude aprender alemán para desenvolverme en el país donde estudio. Oficialmente mis estudios son el inglés, pero muchos de mis colegas son alemanes o no hablan el idioma. Es así como me he acostumbrado a saltar de un idioma a otro y llegar al final hablar “latino Denglish” (Denglish = Deutsch/alemán + English/inglés). Por supuesto que muchas veces me siento insegura al hablar en otro idioma y que mi acento provoque confusión, pero alemanes aquí también están aprendiendo inglés, así como gente de habla inglesa aquí aprenden alemán.

En sí, todos estamos aprendiendo. Creo que es la idea de la integración, donde todos compartimos y aprendemos a trabajar en equipo independiente de nuestros orígenes.

Aunque aquí se sobrevive hablando inglés, siento que, para vivir el lugar, conocer su gente y sus realidades, necesitamos hablar en el idioma local. Cuando nos sacamos la bata de laboratorio, tengo la oportunidad de aprender sobre este país, y darme cuenta de que compartimos más de lo que creemos. Aunque hablemos otra lengua, los dolores que nos provocó la tiranía son comunes, el manejo de los medios a provocar miedo a lo diferente, así como basar tu felicidad en cuanto dinero hay en tu tarjeta de crédito son –para mí– incongruencias comunes para ambos países.

Pero también en ambos hemisferios hay gente que busca romper esas barreras que van más allá de tu apariencia o recursos… todo esto lo pude conocer gracias a saber el idioma del país donde hoy resido.

Y si te da miedo hablar en otro idioma, una cerveza ayuda a relajarte 😉

Otros frutos

Como mencioné anteriormente, me gustan mucho las artes. En Chile ayudaba con mis animaciones y diseños en algunas obras de teatro, también dibujaba comics y apoyaba en organizar eventos con ilustradores chilenos. Hoy más lejos, cuando tengo un momento libre siempre dibujo. También he podido ver un teatro diferente, ir a conciertos, exposiciones y festivales locales.

El vivir en la isla me limitó el viajar, pero no era imposible. Gracias al apoyo de las científicas que he conocido en este recorrido, he podido reencontrarme con el dibujo y las artes después de mucho tiempo. Actualmente la difusión científica me llama mucho la atención, donde puedo utilizar mis cómics para explicar conceptos científicos, así como también compartir lo que es la vida de una estudiante de doctorado.

Si te interesa puedes encontrarme en las redes sociales como @microbiobac o en http://www.mic-robio.net.

He tenido el privilegio de conocer a gente en Chile y Alemania que me han apoyado a seguir mis sueños y he podido obtener becas que me ayudan a vivirlo. Como mujer e indígena, el camino no es fácil, pero necesitas respirar hondo y recordar por qué estás aquí. Hoy cuando miro el camino que he llevado, no es claro ni recto, pero me da orgullo porque es mi propio camino que he explorado.

Para ti, que también quieres florecer

Si lees mi historia, no quiero decirte que sigas mi camino, quiero decirte que sigas el tuyo propio y que seas consecuente con tus sueños y principios.

No es fácil, porque todo camino nuevo es único, este es un camino que solo tú puedes llevarlo a cabo para tu propia felicidad. Salir de tu zona de confort no es fácil, pero seguro vale la pena. Estudiar afuera no sólo es duro porque te enfrentas a otro sistema académico, a veces puedes sacrificar relaciones que nunca volverán porque tú te fuiste. Es duro que después de un largo día en una ciudad donde siquiera sabes preguntar la hora en la calle, llegas a casa frustrada y solo quieres compartir un té con tu mamá y tu hermana… pero no, siquiera tu gata está; allí estas tú sola en ese cuarto vacío, y allá ya es muy tarde para llamarles.

Pero estos desafíos te hacen crecer y florecer.

Cuando por fin puedes viajar a ver a tu familia, es tan llenador abrazarles fuerte y decir ‘Aquí estoy, y estoy bien’, luego le compartes aventuras, y esa tarde triste ya es lejana. Si tienes un sueño, síguelo. Busca becas y postula cuanto sea necesario, en tu camino también encontrarás gente que te apoyará en crecer. Si quieres seguir estudiando ciencias, contacta gente que trabaje en temas que te agraden y consúltales. Quienes componen la comunidad científica son gente como tú y yo, con miedos y pasiones, ambos aprendiendo y buscando crear ciencia de calidad.

Un ecosistema se fortalece si la diversidad crece, lo mismo pasa en las comunidades humanas; si quieres salir a estudiar ciencia en otros horizontes, date la oportunidad de explorar que sólo te hará crecer y enriquecer. Ten orgullo de tus orígenes, más aún si son indígenas, pero con el humilde deseo de aprender.

No hay un camino claro para nadie, siempre nos perdemos. Pero no estamos solas/solos en esta exploración de llegar a nuestras propias metas. Las raíces son las bases para que florezcamos y demos frutos. Jallalla!

Alexa Garin-Fernandez

Desde Ekpa’palek agradecemos a Alexa por compartir su historia así como le agradecemos el seguir apoyando a nuestros mentees dándoles consejos y animándolos/as a siempre ir por más como mentora en nuestro programa de mentorías profesionales. Si están interesados/as en contactarse con ella a través de nuestro programa de mentorías profesionales no duden en hacerlo visitando nuestra website (www.ekpapalek.com).

No todo se aprende en la escuela: intercambios, voluntariados y mentorías

Hoy le hicimos una entrevista a nuestra mentora Samantha Moreno, Colombiana, Periodista, bachiller en Relaciones Internacionales y mentora en Ekpa’palek. Samantha nos cuenta como el irse de intercambio a China y hacer muchos voluntariados mientras estudiaba en Australia la ayudó a ser la profesional que es ahora.

Orígenes

Nací y viví en Villavicencio, Colombia, hasta los seis años y luego viví en Barcelona por tres años. Cuando estuve de regreso en mi país continué mis estudios de primaria en Bogotá. En el 2013 hice un año de intercambio en Tianjin (China) y luego regresé a Colombia donde estudié Comunicacion Social y Periodismo en la Universidad de La Sabana por dos semestres y años más tarde terminé mi pregrado en la Universidad de Queensland (Australia).

La vida es un continuo viaje e intercambio de culturas, experiencias, idiomas y memorias. Es así que encontré que lo que me gustaba era compartir con la gente anécdotas, y no paraba de hacer preguntas.

Me atrevo a decir que fue siempre esa chispa de curiosidad que aún no se apaga, lo que me llevó a estudiar periodismo y más adelante relaciones internacionales en Brisbane, Australia.


Mi trabajo para estudiar en el extranjero

Mi carrera inició durante mi intercambio en China, en donde pude vivir y ser testigo del ´Sueño Australiano´, que para muchas familias representaba enviar a sus hijos/as a estudiar y quedarse a vivir en Australia. Nunca me imaginé llegar a compartir de manera tan especial ese sueño, hasta cuando a mi regreso a Colombia vi que podia hacerse realidad (o al menos en mi cabeza) ir a estudiar pregrado allá.

Mi familia así no tuviera recursos, tuvo el valor de no cortarme las alas y de dejarme soñar y aplicar a la unversidad de Queensland. Para mi eso fue suficiente.

De ahí para adelante se vino lo duro en el exterior: deudas, trabajos pesados, lágrimas y soledad. Pero a pesar de todo, siempre estuve rodeada de familia y amigos que conocí a lo largo de este viaje. Además siempre pensaba en el Carpe Diem. Tuve ese concepto siempre presente al levantarme cada mañana y hacer mil cosas para abrirme paso al mundo laboral de pasantías y voluntariados. Y es que la educación recibida en la universidad no era eso y ya… era la vida misma la que estaba esperándome fuera de las aulas, las actividades extracurriculares, el tennis, los trabajos de medio tiempo, escribir, hacer radio, conocer nuevas personas cada martes, etc.

Ahora que terminé el pregrado y regresé a Colombia, me preparo para continuar soñando en grande y cumpliendo metas, lo siguiente es ganarme una beca para estudiar una maestría en Ciencias Políticas en Australia.

Idiomas: Chino e Inglés

Los idiomas siempre me han encantado, entre más aprendo de un idioma, más bello encuentro comunicar lo que siento a través de su pronunciación y gramática. Cuando aprendí mandarín desde cero, estando ya en China tuve dificultad al expresarme con mis “papás chinos” de manera cordial y coherente. Sin embargo, ellos y mis compañeros/as de clase chinos me ayudaron bastante a entender y usar el idioma de modo sencillo. Fue así que no solo aprendí a usar corretamente los tonos y frases, sino que mejoré mi inglés.

Una vez en Australia, tuve la fortuna de poder practicar mandarín e Inglés sin temor a equivocarme. Eso si, aún sigo aprendiendo todos los días de ambos idiomas.

No todo se aprende en la universidad

Cuando no estudiaba en la universidad, hacía muchas cosas más.

Por ejemplo: hacia radio comunitaria, voluntariados en varias organizaciones no gubernamentales dedicadas a erradicar la pobreza y a defender los derechos de grupos minoritarios, y gubernamentales con el partido Verde en el área de participación comuntaria. Al tiempo trabajé como cajera en un estadio de rugby y era niñera algunos fines de semana.

Además, he tenido la fortuna de aprender y ser guiada por tres increíbles mentores a lo largo de mi carrera. La primera fue mi profesor de filosofia del colegio, que me incentivó a ser mi mejor versión y a pensar de manera crítica. La segunda fue mi asesora académica que durante mi pregrado estuvo revisando y ayudándome en la redacción de mis trabajos, al igual que me enseñó a ver la vida con un sentido estoico y a saber que ‘todo pasa’, sean problemas o soluciones.

Y la tercera persona es mi mentora profesional, Latina, también que me hizo reflexionar sobre las injusticias a las que estamos expuestos a diario sin darnos cuenta, y a querer y atesorar la literatura  como un arma mortal contra la violencia y la monotonía. A ellos les estoy siempre agradecida.

Mis recomendaciones para los estudiantes

Le recomendaría a quienes empiezan a verse fuera, que miren el mundo sin fronteras ni colores. Que no tengan prejuicios de un lugar o gente, por que vivir es sorprenderse. Y en la sorpresa está el encanto.

Desde Ekpa’palek agradecemos a Samantha Moreno por compartir su historia así como le agradecemos el seguir apoyando a nuestros mentees dándoles consejos y animándolos/as a siempre ir por más como mentora en nuestro programa de mentorías profesionales. Si están interesados/as en contactarse con ella a través de nuestro programa de mentorías profesionales no duden en hacerlo visitando nuestra website (www.ekpapalek.com).

Ocho recomendaciones para cumplir tus sueños profesionales

Imagen

María del Pilar Márquez, mentora en Ekpa’palek, comparte con los/as lectores del blog 8 tips que le ayudaron a lograr sus metas. Esperamos que su historia te animé e inspire a perseguir tus objetivos profesionales y personales.

image-19


Orígenes

Nací y crecí en Lima-Perú. Estudie la primaria y secundaria en una escuela muy cerca a mi casa en Pueblo Libre, luego continué la carrera de Ciencias Biológicas (con mención en Microbiología) en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Algunos años después obtuve mi Ph.D. en Fitopatología en la Universidad de Wisconsin en Madison (USA). Mientras crecí siempre estuve inspirada en estudiar ciencias debido a que mi papá era científico y mi mamá docente de primaria.

“Recuerdo de niña pasar las hojas de los libros de papá sobre el origen del universo y quedarme impresionada con las imágenes de los planetas y las galaxias. Me fascinaba imaginar lo que aún no entendía y me intrigaba. Hacía demasiadas preguntas y eso me hacia feliz. Sí, yo fui de aquellas que se cuestionaba todo. Cuando era adolescente, sabía que mi camino era por ciencias aún cuando no tenía muy clara qué rama me apasionaba”.

Recomendación #1: tener varios planes

Al salir de la universidad tuve la oportunidad de hacer una pasantía (que luego se convirtió en beca para tesis pre-grado) en el laboratorio de Bacteriología en el Centro Internacional de la Papa– CIP (Lima-Perú). En el CIP descubrí mi pasión por los sistemas vegetales y sus interacciones con los organismos que causan enfermedades en ellos.

Como siempre he sido una persona que le gusta tener miles de planes, en paralelo a mi tesis, me pasaba horas de horas en el internet buscando como aplicar a becas o cómo conseguir conexiones con investigadores en el extranjero

Por entonces (hace más de 10 años) no había tanta información disponible sobre becas o pasantías, así que todo tomaba más tiempo de entender. Yo tenía en mente irme a Bélgica. Postulé a una beca ahí y fui aceptada en una universidad, pero no me dieron la beca de manutención porque necesitaba algún arraigo en Perú como un trabajo en planilla.

Era tiempo entonces de aplicar a mi plan B: Estados Unidos. Un amigo había conseguido ir a Texas y me contó como era el sistema de becas en ese país. Con el dinero que me pagaban en el CIP mientras hacía la pasantía, me pagué los cursos de inglés como el TOEFL y el GRE. Yo ya había estudiado inglés on/off durante la universidad gracias al apoyo de mis padres, pero solo llegué el nivel intermedio, aún así, me lancé a tomar los exámenes internacionales.

Plan C: Brasil. Me metí entonces a estudiar portugués. No llegue a necesitarlo, pero me hubiera gustado aprenderlo más.

Postulé a tres universidades en USA y fue aceptada en dos, pero sólo una tenía dinero para ofrecerme una asistencia económica así que empaqué muchos abrigos y chalinas y me fui a uno de los estados más fríos de USA, Wisconsin.

Llevé sólo una maleta de ropa, pero muchas otras llenas de emoción, aventura y expectativas, aunque también de incertidumbre y miedo”.

Recomendación #2: No tener miedo a los desconocido

Tenía una ilusión inmensa por mi futuro la cual era tan grande como la pena de dejar Perú, mi familia, mis amigos¿Cómo se podía estar tan feliz y triste a la vez?  En el fondo sabía que si me subía al avión no volvería a ser la misma pues me iba en busca de mis sueños y eso me cambiaría la vida para bien.

Así fue, he vivido la aventura más gratificante y enriquecedora de mi vida sin dejar atrás que ha sido dura también. Si me preguntas cual fue mi clave: plan A, plan B, plan C. Siempre tenía alternativas que me servían de motivación. Si una fallaba, decía “NEXT” y no perdía mi tiempo en decepcionarme.

Recomendación 3: Dominar otros idiomas

Me han gustado los idiomas desde muy chica. Estudié francés mientras estuve en la secundaria. Lo llegué a hablar muy bien y a pesar que no lo he practicado por muchos años aún puedo leer y entender cuando lo hablan. Está en el fondo de mi cerebro listo a salir cuando lo necesite. El inglés lo estudié intermitente durante la universidad (5 años) por eso sólo llegué a completar 2 de los 3 años que se necesita para ser proficiente.

Aún así, pasé los exámenes internacionales después de un arduo trabajo. Sin embargo, llegué a USA y me sentí morir pues la gente hablaba muy rápido y no les entendía mucho, menos cuando hablaban inglés técnico como en las clases.

Decidí no darme por vencida y me dije: bueno pues, no les entenderé cuando hablan, pero sí cuando leo, así que leía muchísimo para nivelarme. Aún así, era tímida para hablar, pero con el tiempo aprendí que así cometa errores en inglés es mejor intentarlo que callarlo. Redactar en inglés fue un reto más grande que hablarlo, no sólo por la gramática del idioma, pero mucho más aun por el estilo de redacción en ciencia, el cual es mucho más directo y conciso. Mi único salvavidas era otra vez: leer. Muchos años después aún sigo aprendiendo.

image-20

Recomendación #4: Sácale provecho a vivir fuera de tu país

Como estudiante viví una vida de retos todo el tiempo. Tenía que aprender el sistema de educación de postgrado inmerso en un sistema de educación estadounidense totalmente nuevo para mí. Era muchos cambios, difícil al inicio, pero no imposible.

En el post-grado te enseñan a pensar más que a memorizar, a crear más que repetir, a arriesgar más que temer.

Me costó, pero ahora lo valoro mucho. Ser estudiante de PhD me trajo también mucha frustración, específicamente cuando los experimentos no salen como esperas y tienes que pasar innumerables horas en el laboratorio aprendiendo que en el fracaso nace la perseverancia.

Mi mentora me dijo un día que ser un PhD no es sólo dominar un área del conocimiento es dominar tus miedos pues al final eres capaz de asumir retos desde cero y hacer ellos un trabajo excelente.

Desde entonces nada parece imposible. Los estadounidenses son gente muy abierta y transparente. He tenido la dicha absoluta de conocer gente maravillosa e inspiradora. Para ellos/as todo se puede, siempre dicen “why not?” y eso me inspira. Dentro de mi doctorado pude viajar mucho, dentro y fuera de USA y conocer gente de muchos países.

image-21
“Viajar enriquece tu visión del mundo, aprendes a conocer diferentes formas de vivir y pensar …..y por qué no, la pasas bien conociendo otras culturas, otros enfoques científicos y mejor aun, una forma diferente de ver la vida”

Recomendación #5: Dedica un tiempo para disfrutarte

En mi tiempo libre hacía deporte, jugaba futbol cuando podía y salía a hacer caminatas cuando no hacía frío. Me gustaba mucho ir al lago y simplemente disfrutar de una buena lectura. Sin embargo, siempre que me preguntan sobre mi hobbie dudo mucho al decir que es. Esto radica en que siento que siempre viví una vida a la carrera, llena de metas académicas que llenar sin pensar que lo más bonito de una escalada no es la cima sino el camino, aquel que no me pare a mirar.

Hoy muchos años después diría que recién ahora me he dado la oportunidad de apreciar la música, el arte, los idiomas, las culturas. Vivo aprendiendo de todo: un día me vuelvo adicta de duolingo, otro día a los TEDtalks, investigo sobre política y otro, aprendo algo tan simple de como coser un vestido de niñas.

Sí, mi hobbie es aprender algo que no sé, en un área nueva para mí (que no sea ciencia). Lo disfruto mucho.

Recomendación #6: busca por mentores

Mi primer mentor fue mi padre. Su inteligencia mi inspiró, su dedicación por la ciencia me impresionó y su pasión por el saber me motivó. La segunda mentora fue mi jefa en el CIP, ella me dió la oportunidad de descubrir mi pasión por la fitopatología dándome su confianza para liderar mi proyecto de tesis. La tercera ha sido mi profesora de doctorado, ella es una persona increíble como investigadora y como ser humano. Tiene una inteligencia asombrosa, bastaba en darle dos párrafos sobre algún tema para que ella te ideas para todo un capítulo de tesis. Su paciencia y confianza han sido la base sólida de mi formación doctoral. Aún cuando me la encuentro después de años en reuniones científicas siento que hablar con ella es leerte cinco libros en un segundo.

Recomendación #7: Perseverancia y resiliencia

Les diría que nunca se desmoronen si algo no sale a la primera, tengan planes, miles de ellos para seguir soñando. Se sueña con perseverancia y trabajo duro. En el extranjero la gente no se fija si acabaste la carrera primero que todos o que no dejaste ningún curso o si tuviste las notas perfectas. Muchas veces se valora tu experiencia en proyectos y en tu capacidad de hacer muchas cosas a la vez (multitasking).

Cuando algo no sale como queremos, a veces es mejor, pues lo que no queríamos o lo que imaginábamos como negativo, a veces se convierte en ese “twist” que la vida da y que te cambia el rumbo, muchas veces para mejor”.

Recomendación opcional: Estudia fitopatología!

El mundo depende de la agricultura y ésta de las condiciones que le permitan generar alimentos accesibles y sanos. La fitopatología es la base para armonizar este sistema. En mi actual empleo trabajo con una fitopatología aplicada en un marco económico de exportación. Tengo la oportunidad de hacer desarrollo e investigación dentro de mi laboratorio y tengo autonomía para generar proyectos.

Muchos fitopatólogos están dedicados a la parte académica (netamente investigación), otros como yo trabajamos para el sector gubernamental y otros están dedicados a servir a la industria agrícola. La fitopatología es cambiante debido a que el sistema planta-patógeno-ambiente también lo es, una arista se mueve o afecta las otras dos. Creo que el adaptarse a esas tendencias hace que siempre estemos evolucionando como carrera para poder cubrir las necesidades en el agro.


Desde Ekpa’palek agradecemos a María del Pilar por compartir su historia así como  le agradecemos el seguir apoyando a nuestros mentees dándoles consejos y animándolos/as a siempre ir por más. Si están interesados/as en contactarse con ella a través de nuestro programa de mentorías profesionales no duden en hacerlo visitando nuestra website (www.ekpapalek.com).

Vilma y Clarissa

¿Conoce el estudiantado universitario las leyes que los amparan?

Ekpa’palek Mujeres (sub-programa de Ekpa’palek) fue invitado a dar una charla acerca del empoderamiento de la mujer en la Universidad José Faustino Sanchez Carrión gracias a la invitación de la Docente Carmen Rojas. Nuestra ponencia fue llevada a cabo por la médico y mentora Ekpa’palek Enma Marín quién nos comenta a continuación su experiencia en dicha casa de estudio.

Enma Marín explicando conceptos claves acerca de la igualdad de género


El estudiantado universitario necesita más conocimiento legal

Todas las ponencias fueron dirigida al tema de la Igualdad y la prevención de violencia de género, y para ello invitaron a diversos/as panelistas. Durante mi presentación decidí hacerles conocer y reconocer el machismo, les informé acera de la brecha económica entre ambos sexos, expliqué el concepto de violencia de género, la triada de violencia y los orígenes subyacentes en una relación violenta.

Sentí los ojos de cerca de 80 alumnos/as sobre mí, muy atentos/as, algunos/as un poco incómodos/as y otros/as bastante interesados. Cuando inicio el ciclo de preguntas a los ponentes, ocurrió lo esperado…. todas las preguntas eran sobre como utilizar la justicia para resolver diversos problemas:

¿Que hacer si un padre agrede físicamente a sus hijos?,

¿Cómo denunciar a un hombre que no es mi esposo por violencia física?

¿Cómo denunciar si la persona agredida no quiere denunciar?

¿Podemos tener sanciones por denunciar a alguien?

… eran preguntas que yo también tenía y que el abogado invitado, respondió parcialmente. Eran jóvenes universitarios/as, que en muchas de sus preguntas manifestaban su temor a ser agredidos/as y su desconocimiento en como actuar. 

La audiencia estaba conformada por estudiantes de la Universidad Nacional José Faustino Sanchez Carrión (Huacho. Perú)

Considero que las charlas impartidas este día fueron provechosas, el estudiantado aprendió algo más sobre feminismo y el origen de las conductas violentas. De esa manera podrán analizarse y analizar sus relaciones y cuestionarse asi mismos: “¿Esto me daña o me hace crecer?”, y al cuestionarse pueden pedir ayuda en caso lo requieran.

Sin embargo, debo mencionar que hay algo que aún falta en este tipo de charlas y es el cierre (las conclusiones y pasos a seguir). Considero que se debió hacer más enfasis en la parte legal y el ponente que era abogado debió ser mas concreto explicando las leyes que existen y están para defendernos. Por ejemplo, cuando la población estudiantil vulnerable pida ayuda, ¿cómo procederán en la parte legal, si el desconocimiento de leyes en este tema es muy superficial en la población? Hay que tener en cuenta que la audiencia era en su mayoría estudiantes universitarios/as, y por tanto tienen un mayor nivel de conocimiento. Si ellos/as desconocen de las leyes que los protegen, ¿cuánto desconoce una persona que no ha tenido acceso a la educación superior, o peor aún que no ha tenido acceso a la educación?

Enma Marín con los docentes Martín Ríos Salazar y Carmen Rojas Zenozaín (organizadores del evento)

Una increíble sorpresa durante la charla

Como anécdota, al término de la marcha me encontré con una niña, bueno ahora señorita, cuya madre trabajó en mi casa hace muchos años. Cuando su mamá trabajaba en mi casa, yo noté que su pequeña hija hablaba “raro”, después de conversar con la niña, me dí cuenta que era sorda. Recuerdo que le dije a la señora que su hija era sorda, la señora se sorprendió y lo negó, pero aún así la llevamos a hacerse unas pruebas. Resulta que su hija tenía sordera severa, y había nacido así, pero había aprendido por si sola a leer los labios, así que nadie lo notó. En la escuela le dijeron que su hija “era distraída”, “su hija no rinde”; mas ella no sabía porque no rendía puesto que su hija era “una niña tranquila”. Recuerdo que mi primo, que también era sordo, le donó un audífono que ya no utilizaba.

Cuando la vi en la universidad, yendo a la charla que di, y siendo una universitaria completa: me emocioné. Ella me abrazo, me dijo que le gusto mucho mi charla, me agradeció por dar la charla, y en una que me di una vuelta para responder unas preguntas de unos chicos, ella desapareció.

¿Qué hubiera sido de ella si jamás le donaban un audífono, si jamás nadie notaba que era sorda, si su madre jamás llegaba a una casa donde vivían puros médicos? El conocimiento (o acceder al conocimiento) es un privilegio, y por ende el acceso a nuestros derechos también lo es. Desde Ekpa’palek recomendamos tener más charlas y capacitaciones en las universidades para docentes y estudiantes en relación a las leyes a las que nos podemos amparar en casos de violencia de género. Saludamos desde aquí el enorme esfuerzo realizado por la casa de estudios universitarios de la ciudad de Huacho (UNJFSC) y esperamos que más universidades sigan su ejemplo.

Enma y Clarissa

Enma Marín recibiendo reconocimiento por parte de un estudiante.