Ocho recomendaciones para cumplir tus sueños profesionales

Imagen

María del Pilar Márquez, mentora en Ekpa’palek, comparte con los/as lectores del blog 8 tips que le ayudaron a lograr sus metas. Esperamos que su historia te animé e inspire a perseguir tus objetivos profesionales y personales.

image-19


Orígenes

Nací y crecí en Lima-Perú. Estudie la primaria y secundaria en una escuela muy cerca a mi casa en Pueblo Libre, luego continué la carrera de Ciencias Biológicas (con mención en Microbiología) en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Algunos años después obtuve mi Ph.D. en Fitopatología en la Universidad de Wisconsin en Madison (USA). Mientras crecí siempre estuve inspirada en estudiar ciencias debido a que mi papá era científico y mi mamá docente de primaria.

“Recuerdo de niña pasar las hojas de los libros de papá sobre el origen del universo y quedarme impresionada con las imágenes de los planetas y las galaxias. Me fascinaba imaginar lo que aún no entendía y me intrigaba. Hacía demasiadas preguntas y eso me hacia feliz. Sí, yo fui de aquellas que se cuestionaba todo. Cuando era adolescente, sabía que mi camino era por ciencias aún cuando no tenía muy clara qué rama me apasionaba”.

Recomendación #1: tener varios planes

Al salir de la universidad tuve la oportunidad de hacer una pasantía (que luego se convirtió en beca para tesis pre-grado) en el laboratorio de Bacteriología en el Centro Internacional de la Papa– CIP (Lima-Perú). En el CIP descubrí mi pasión por los sistemas vegetales y sus interacciones con los organismos que causan enfermedades en ellos.

Como siempre he sido una persona que le gusta tener miles de planes, en paralelo a mi tesis, me pasaba horas de horas en el internet buscando como aplicar a becas o cómo conseguir conexiones con investigadores en el extranjero

Por entonces (hace más de 10 años) no había tanta información disponible sobre becas o pasantías, así que todo tomaba más tiempo de entender. Yo tenía en mente irme a Bélgica. Postulé a una beca ahí y fui aceptada en una universidad, pero no me dieron la beca de manutención porque necesitaba algún arraigo en Perú como un trabajo en planilla.

Era tiempo entonces de aplicar a mi plan B: Estados Unidos. Un amigo había conseguido ir a Texas y me contó como era el sistema de becas en ese país. Con el dinero que me pagaban en el CIP mientras hacía la pasantía, me pagué los cursos de inglés como el TOEFL y el GRE. Yo ya había estudiado inglés on/off durante la universidad gracias al apoyo de mis padres, pero solo llegué el nivel intermedio, aún así, me lancé a tomar los exámenes internacionales.

Plan C: Brasil. Me metí entonces a estudiar portugués. No llegue a necesitarlo, pero me hubiera gustado aprenderlo más.

Postulé a tres universidades en USA y fue aceptada en dos, pero sólo una tenía dinero para ofrecerme una asistencia económica así que empaqué muchos abrigos y chalinas y me fui a uno de los estados más fríos de USA, Wisconsin.

Llevé sólo una maleta de ropa, pero muchas otras llenas de emoción, aventura y expectativas, aunque también de incertidumbre y miedo”.

Recomendación #2: No tener miedo a los desconocido

Tenía una ilusión inmensa por mi futuro la cual era tan grande como la pena de dejar Perú, mi familia, mis amigos¿Cómo se podía estar tan feliz y triste a la vez?  En el fondo sabía que si me subía al avión no volvería a ser la misma pues me iba en busca de mis sueños y eso me cambiaría la vida para bien.

Así fue, he vivido la aventura más gratificante y enriquecedora de mi vida sin dejar atrás que ha sido dura también. Si me preguntas cual fue mi clave: plan A, plan B, plan C. Siempre tenía alternativas que me servían de motivación. Si una fallaba, decía “NEXT” y no perdía mi tiempo en decepcionarme.

Recomendación 3: Dominar otros idiomas

Me han gustado los idiomas desde muy chica. Estudié francés mientras estuve en la secundaria. Lo llegué a hablar muy bien y a pesar que no lo he practicado por muchos años aún puedo leer y entender cuando lo hablan. Está en el fondo de mi cerebro listo a salir cuando lo necesite. El inglés lo estudié intermitente durante la universidad (5 años) por eso sólo llegué a completar 2 de los 3 años que se necesita para ser proficiente.

Aún así, pasé los exámenes internacionales después de un arduo trabajo. Sin embargo, llegué a USA y me sentí morir pues la gente hablaba muy rápido y no les entendía mucho, menos cuando hablaban inglés técnico como en las clases.

Decidí no darme por vencida y me dije: bueno pues, no les entenderé cuando hablan, pero sí cuando leo, así que leía muchísimo para nivelarme. Aún así, era tímida para hablar, pero con el tiempo aprendí que así cometa errores en inglés es mejor intentarlo que callarlo. Redactar en inglés fue un reto más grande que hablarlo, no sólo por la gramática del idioma, pero mucho más aun por el estilo de redacción en ciencia, el cual es mucho más directo y conciso. Mi único salvavidas era otra vez: leer. Muchos años después aún sigo aprendiendo.

image-20

Recomendación #4: Sácale provecho a vivir fuera de tu país

Como estudiante viví una vida de retos todo el tiempo. Tenía que aprender el sistema de educación de postgrado inmerso en un sistema de educación estadounidense totalmente nuevo para mí. Era muchos cambios, difícil al inicio, pero no imposible.

En el post-grado te enseñan a pensar más que a memorizar, a crear más que repetir, a arriesgar más que temer.

Me costó, pero ahora lo valoro mucho. Ser estudiante de PhD me trajo también mucha frustración, específicamente cuando los experimentos no salen como esperas y tienes que pasar innumerables horas en el laboratorio aprendiendo que en el fracaso nace la perseverancia.

Mi mentora me dijo un día que ser un PhD no es sólo dominar un área del conocimiento es dominar tus miedos pues al final eres capaz de asumir retos desde cero y hacer ellos un trabajo excelente.

Desde entonces nada parece imposible. Los estadounidenses son gente muy abierta y transparente. He tenido la dicha absoluta de conocer gente maravillosa e inspiradora. Para ellos/as todo se puede, siempre dicen “why not?” y eso me inspira. Dentro de mi doctorado pude viajar mucho, dentro y fuera de USA y conocer gente de muchos países.

image-21
“Viajar enriquece tu visión del mundo, aprendes a conocer diferentes formas de vivir y pensar …..y por qué no, la pasas bien conociendo otras culturas, otros enfoques científicos y mejor aun, una forma diferente de ver la vida”

Recomendación #5: Dedica un tiempo para disfrutarte

En mi tiempo libre hacía deporte, jugaba futbol cuando podía y salía a hacer caminatas cuando no hacía frío. Me gustaba mucho ir al lago y simplemente disfrutar de una buena lectura. Sin embargo, siempre que me preguntan sobre mi hobbie dudo mucho al decir que es. Esto radica en que siento que siempre viví una vida a la carrera, llena de metas académicas que llenar sin pensar que lo más bonito de una escalada no es la cima sino el camino, aquel que no me pare a mirar.

Hoy muchos años después diría que recién ahora me he dado la oportunidad de apreciar la música, el arte, los idiomas, las culturas. Vivo aprendiendo de todo: un día me vuelvo adicta de duolingo, otro día a los TEDtalks, investigo sobre política y otro, aprendo algo tan simple de como coser un vestido de niñas.

Sí, mi hobbie es aprender algo que no sé, en un área nueva para mí (que no sea ciencia). Lo disfruto mucho.

Recomendación #6: busca por mentores

Mi primer mentor fue mi padre. Su inteligencia mi inspiró, su dedicación por la ciencia me impresionó y su pasión por el saber me motivó. La segunda mentora fue mi jefa en el CIP, ella me dió la oportunidad de descubrir mi pasión por la fitopatología dándome su confianza para liderar mi proyecto de tesis. La tercera ha sido mi profesora de doctorado, ella es una persona increíble como investigadora y como ser humano. Tiene una inteligencia asombrosa, bastaba en darle dos párrafos sobre algún tema para que ella te ideas para todo un capítulo de tesis. Su paciencia y confianza han sido la base sólida de mi formación doctoral. Aún cuando me la encuentro después de años en reuniones científicas siento que hablar con ella es leerte cinco libros en un segundo.

Recomendación #7: Perseverancia y resiliencia

Les diría que nunca se desmoronen si algo no sale a la primera, tengan planes, miles de ellos para seguir soñando. Se sueña con perseverancia y trabajo duro. En el extranjero la gente no se fija si acabaste la carrera primero que todos o que no dejaste ningún curso o si tuviste las notas perfectas. Muchas veces se valora tu experiencia en proyectos y en tu capacidad de hacer muchas cosas a la vez (multitasking).

Cuando algo no sale como queremos, a veces es mejor, pues lo que no queríamos o lo que imaginábamos como negativo, a veces se convierte en ese “twist” que la vida da y que te cambia el rumbo, muchas veces para mejor”.

Recomendación opcional: Estudia fitopatología!

El mundo depende de la agricultura y ésta de las condiciones que le permitan generar alimentos accesibles y sanos. La fitopatología es la base para armonizar este sistema. En mi actual empleo trabajo con una fitopatología aplicada en un marco económico de exportación. Tengo la oportunidad de hacer desarrollo e investigación dentro de mi laboratorio y tengo autonomía para generar proyectos.

Muchos fitopatólogos están dedicados a la parte académica (netamente investigación), otros como yo trabajamos para el sector gubernamental y otros están dedicados a servir a la industria agrícola. La fitopatología es cambiante debido a que el sistema planta-patógeno-ambiente también lo es, una arista se mueve o afecta las otras dos. Creo que el adaptarse a esas tendencias hace que siempre estemos evolucionando como carrera para poder cubrir las necesidades en el agro.


Desde Ekpa’palek agradecemos a María del Pilar por compartir su historia así como  le agradecemos el seguir apoyando a nuestros mentees dándoles consejos y animándolos/as a siempre ir por más. Si están interesados/as en contactarse con ella a través de nuestro programa de mentorías profesionales no duden en hacerlo visitando nuestra website (www.ekpapalek.com).

Vilma y Clarissa

Alessandra Romero: superación, becas y doctorado en microbiología

En esta oportunidad los invitamos a conocer la experiencia de una joven peruana radicada en Reino Unido. Su trayectoria y sus vivencias en general,  poseen el caudal necesario para motivar a otros/as estudiantes latinos/as a buscar nuevas oportunidades de estudio, nuevos caminos para seguir creciendo como profesionales y como seres humanos. Con el correr del tiempo, este crecimiento se traduce en aportes concretos al desarrollo y avance del conocimiento, y redundan en beneficios para grandes sectores de la humanidad. Pero puede comenzar con el sencillo y significativo hecho de inspirar a otros, de cambiar destinos. Les presentamos a Alessandra Romero.

IMG-20180921-WA0012_2Alessandra Romero

Mi acercamiento a la Biología

Nací en Lima, Perú, sin embargo, he vivido toda mi vida en el Callao. Estudié primaria y secundaria en el colegio San Antonio del Callao, un colegio solo para niñas (en esa época). El amor por la ciencia y la curiosidad que tenía al querer saber el porqué de las cosas, fueron cruciales en mi decisión para definir mi vocación. Durante mis últimos años de secundaria, cuando se tiene que decidir una carrera y un futuro profesional, ya tenía una idea aunque aún no clara, de que quería dedicarme a cursar una carrera STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics por sus siglas en inglés). Sin embargo, mis padres querían que estudiara algo más relacionado con sus respectivas especialidades, vale decir administración, negocios internacionales, etcétera.

Me decidí a estudiar y dedicarme a la biología en mi último año del colegio, gracias a unos libros de biología general que había descargado de internet, los cuales explicaban muchos conceptos nuevos para mí, así como documentales que veía en mis ratos libres.

Desde ese momento sentí que la biología era a lo que realmente quería dedicarme en la vida, una carrera que me gusta, sabiendo de antemano que debía tener un compromiso constante con el estudio (estaba consciente que esto no iba a ser nada fácil), aparte estaba el reto de formarme en una carrera científica en el Perú.

Saliendo del colegio me preparé en un centro pre-universitario para ingresar a una universidad nacional, lo logré en mi segundo intento de postulación. Sin embargo, ingresé a mi segunda opción de carrera que era ingeniería. Estudié un año ingeniería agrícola y luego me cambié de carrera y de universidad; hice un traslado externo a la Universidad Peruana Cayetano Heredia UPCH, para estudiar la carrera que realmente quería.

Desarrollo Profesional

Al terminar el pregrado en biología, decidí realizar la tesis para obtener el grado de licenciatura. Mi tesis la realicé en un laboratorio de la misma universidad (LIEI-LID) trabajando específicamente en la producción de anticuerpos policlonales como herramienta para diagnostico contra la enfermedad de Chagas,una enfermedad infecciosa causada por el parásito Trypanosoma cruzi. Una vez culminada mi tesis, trabajé como asistente de laboratorio en un proyecto dentro de la misma área de investigación (enfermedad de Chagas), iniciando así mi especialización por los parásitos. Paralelamente al trabajo, me estaba preparando para dar los exámenes internacionales (TOEFL y GRE) con el fin de postular a un postgrado en el extranjero.

Mi idea inicial era postular a una maestría para luego realizar un doctorado. Sin embargo, una amiga me convenció de que postulara directamente al PhD debido a que veía que me resultaba un poco difícil conseguir una beca para un master. Fue así como cursé directamente el PhD, sin haber realizado nunca una maestría.

Estaba muy nerviosa ya que sabía que era un entorno muy competitivo pero puse todo mi esfuerzo y tiempo para lograrlo; obtuve una vacante en University of Liverpool y una beca financiada por el gobierno peruano.

IMG-20180921-WA0018

Idiomas, elementos fundamentales

El hecho de aprender y saber otro idioma aparte de tu lengua materna trae muchas ventajas cuando se quiere salir del país para buscar un trabajo o para avanzar profesionalmente.

Concretamente, el idioma inglés te abre las puertas al mundo de una manera inimaginable. Yo aprendí inglés desde pequeña ya que mi colegio era bilingüe pero no lo perfeccioné sino hasta llegar a la universidad cuando me inscribí en un instituto de idiomas para poder llegar al nivel avanzado y dar un examen internacional.

Ahora que estudio en una universidad en Reino Unido, me he dado cuenta de lo importante que es saber y hablar correctamente otro idioma. Gracias al inglés he podido conocer gente de diferentes países del mundo y conocer sobre otras culturas. Asimismo, he conocido diferentes lugares, tanto por viajar para la presentación de mi trabajo de doctorado como por tomar simplemente vacaciones e impulsar mi carrera en un futuro para aplicar a un trabajo.

Estudiantes globalizados

El ser estudiante internacional en un país tan diferente al tuyo no es nada fácil. Mi experiencia aquí en el Reino Unido ha sido muy enriquecedora ya que he aprendido muchísimo de todas las personas que me rodean (profesores, supervisores, técnicos,etcétera) los cuales a su vez me han ayudado mucho en el desempeño de mi proyecto.

Aparte de todos los conocimientos ganados en estos últimos años, ser una estudiante internacional me ha traído nuevas amistades y he logrado crear lazos duraderos con personas de todo el mundo. En el ámbito personal, el salir de mi país y vivir en el extranjero me ha enseñado a vivir independientemente lejos de mi familia, valerme por mí misma, ganar mucha más confianza y ser más tolerante y abierta a los cambios.

No todo es estudio y trabajo

En mis tiempos libres me gusta leer un buen libro (de preferencia novelas) e ir al gimnasio para mantenerme activa. Otro de mis pasatiempos favoritos era armar rompecabezas gigantes (jigsaw puzzles) de más de 1000 piezas. Trataba de escoger los que parecían más difíciles con colores y patrones similares y cada vez trataba de armarlos en la menor cantidad de tiempo posible. Esto me mantenía muy entretenida y a la vez era una manera de distraerme y relajarme. Otra de las cosas que me gustaba mucho hacer era jugar con mis dos perros peruanos, sacarlos a pasear por el parque y jugar con ellos.

Mentores: invalorable apoyo

Sin duda una de mis primeras mentoras fue mi madre, quien siempre me motivó a que estudiara algo que realmente me gustara. Su apoyo incondicional y soporte fueron factores determinantes en el desarrollo de mis actividades profesionales. En la carrera propiamente dicha, uno de mis grandes mentores fue el Dr. Robert Gilman, jefe de los laboratorios de investigación de enfermedades infecciosas de UPCH. Es una persona admirable con mucho conocimiento y amor por la ciencia. En el transcurso del doctorado, mi mentor sin duda alguna es mi supervisor, el Dr. Andrew Jackson, quien me ha enseñado a ganar confianza, me motiva a seguir y a tener más curiosidad sobre mi tema de investigación.

IMG-20180921-WA0025

A otros estudiantes

Basada en mi experiencia, recomiendo a todos aquellos estudiantes con grandes deseos de superación, que se prepararen muy bien para poder salir de su país y estudiar en el extranjero. El salir te trae un sinfín de oportunidades y un gran desarrollo profesional.

Recomiendo a los jóvenes y en esto hago énfasis, que se dediquen y se den un tiempo para evaluar todas las posibilidades que tienen en el exterior y las ventajas que estudiar y trabajar en otro país les pueda traer.

Todo se puede lograr con perseverancia y ganas de salir adelante para tener un mejor desarrollo profesional. Estudiar en una de las mejores universidades del mundo es una de las más significativas experiencias que he podido tener hasta ahora, solo hay que salir de la zona de confort y poner mucho empeño para lograrlo.

Mi carrera en la actualidad

La microbiología y en especial el trabajo de desarrollo de vacunas junto con la biotecnología es hoy en día un área de la biología muy demandada. La producción de vacunas para la prevención de enfermedades parasitarias en animales, repercute de manera directa en la economía de los productores y ganaderos. Es pues de suma importancia el descubrimiento de nuevas proteínas antigénicas, con un potencial uso para la producción de vacunas y una posible erradicación de la enfermedad.

Para concluir, quiero mencionar que actualmente, la inmunología junto con la bioinformática juegan un papel fundamental en este proceso. El desarrollo de vacunas gracias a la vacunología reversa, brinda una nueva estrategia para la producción de vacunas basadas en herramientas bioinformáticas analizando secuencias del genoma del parásito. Estos avances permiten encontrar nuevos antígenos que antes no hubiese sido posibles encontrar (empleando métodos convencionales).


Muchísimas gracias a Alessandra por compartir su testimonios con la comunidad Ekpa’palek! No dudes en contactarla como parte de nuestro programa de mentorías profesionales!

Encuéntranos en : 

https://www.ekpapalek.com/mentorias-profesionales

Vilma y Clarissa