No todo se aprende en la escuela: intercambios, voluntariados y mentorías

Hoy le hicimos una entrevista a nuestra mentora Samantha Moreno, Colombiana, Periodista, bachiller en Relaciones Internacionales y mentora en Ekpa’palek. Samantha nos cuenta como el irse de intercambio a China y hacer muchos voluntariados mientras estudiaba en Australia la ayudó a ser la profesional que es ahora.

Orígenes

Nací y viví en Villavicencio, Colombia, hasta los seis años y luego viví en Barcelona por tres años. Cuando estuve de regreso en mi país continué mis estudios de primaria en Bogotá. En el 2013 hice un año de intercambio en Tianjin (China) y luego regresé a Colombia donde estudié Comunicacion Social y Periodismo en la Universidad de La Sabana por dos semestres y años más tarde terminé mi pregrado en la Universidad de Queensland (Australia).

La vida es un continuo viaje e intercambio de culturas, experiencias, idiomas y memorias. Es así que encontré que lo que me gustaba era compartir con la gente anécdotas, y no paraba de hacer preguntas.

Me atrevo a decir que fue siempre esa chispa de curiosidad que aún no se apaga, lo que me llevó a estudiar periodismo y más adelante relaciones internacionales en Brisbane, Australia.


Mi trabajo para estudiar en el extranjero

Mi carrera inició durante mi intercambio en China, en donde pude vivir y ser testigo del ´Sueño Australiano´, que para muchas familias representaba enviar a sus hijos/as a estudiar y quedarse a vivir en Australia. Nunca me imaginé llegar a compartir de manera tan especial ese sueño, hasta cuando a mi regreso a Colombia vi que podia hacerse realidad (o al menos en mi cabeza) ir a estudiar pregrado allá.

Mi familia así no tuviera recursos, tuvo el valor de no cortarme las alas y de dejarme soñar y aplicar a la unversidad de Queensland. Para mi eso fue suficiente.

De ahí para adelante se vino lo duro en el exterior: deudas, trabajos pesados, lágrimas y soledad. Pero a pesar de todo, siempre estuve rodeada de familia y amigos que conocí a lo largo de este viaje. Además siempre pensaba en el Carpe Diem. Tuve ese concepto siempre presente al levantarme cada mañana y hacer mil cosas para abrirme paso al mundo laboral de pasantías y voluntariados. Y es que la educación recibida en la universidad no era eso y ya… era la vida misma la que estaba esperándome fuera de las aulas, las actividades extracurriculares, el tennis, los trabajos de medio tiempo, escribir, hacer radio, conocer nuevas personas cada martes, etc.

Ahora que terminé el pregrado y regresé a Colombia, me preparo para continuar soñando en grande y cumpliendo metas, lo siguiente es ganarme una beca para estudiar una maestría en Ciencias Políticas en Australia.

Idiomas: Chino e Inglés

Los idiomas siempre me han encantado, entre más aprendo de un idioma, más bello encuentro comunicar lo que siento a través de su pronunciación y gramática. Cuando aprendí mandarín desde cero, estando ya en China tuve dificultad al expresarme con mis “papás chinos” de manera cordial y coherente. Sin embargo, ellos y mis compañeros/as de clase chinos me ayudaron bastante a entender y usar el idioma de modo sencillo. Fue así que no solo aprendí a usar corretamente los tonos y frases, sino que mejoré mi inglés.

Una vez en Australia, tuve la fortuna de poder practicar mandarín e Inglés sin temor a equivocarme. Eso si, aún sigo aprendiendo todos los días de ambos idiomas.

No todo se aprende en la universidad

Cuando no estudiaba en la universidad, hacía muchas cosas más.

Por ejemplo: hacia radio comunitaria, voluntariados en varias organizaciones no gubernamentales dedicadas a erradicar la pobreza y a defender los derechos de grupos minoritarios, y gubernamentales con el partido Verde en el área de participación comuntaria. Al tiempo trabajé como cajera en un estadio de rugby y era niñera algunos fines de semana.

Además, he tenido la fortuna de aprender y ser guiada por tres increíbles mentores a lo largo de mi carrera. La primera fue mi profesor de filosofia del colegio, que me incentivó a ser mi mejor versión y a pensar de manera crítica. La segunda fue mi asesora académica que durante mi pregrado estuvo revisando y ayudándome en la redacción de mis trabajos, al igual que me enseñó a ver la vida con un sentido estoico y a saber que ‘todo pasa’, sean problemas o soluciones.

Y la tercera persona es mi mentora profesional, Latina, también que me hizo reflexionar sobre las injusticias a las que estamos expuestos a diario sin darnos cuenta, y a querer y atesorar la literatura  como un arma mortal contra la violencia y la monotonía. A ellos les estoy siempre agradecida.

Mis recomendaciones para los estudiantes

Le recomendaría a quienes empiezan a verse fuera, que miren el mundo sin fronteras ni colores. Que no tengan prejuicios de un lugar o gente, por que vivir es sorprenderse. Y en la sorpresa está el encanto.

Desde Ekpa’palek agradecemos a Samantha Moreno por compartir su historia así como le agradecemos el seguir apoyando a nuestros mentees dándoles consejos y animándolos/as a siempre ir por más como mentora en nuestro programa de mentorías profesionales. Si están interesados/as en contactarse con ella a través de nuestro programa de mentorías profesionales no duden en hacerlo visitando nuestra website (www.ekpapalek.com).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s